Link a la página principal
Nina frente a una alberca con vista al mar de Mazatán

Deudas: asesinas de creatividad

· Lectura de 4 min
Índice

Sin entrar en el debate de si existe deuda "buena" o deuda "mala", hay tres razones por las que toda deuda es una mala idea:

  1. Pagas por algo que todavía no puedes costear
  2. Limita y restringe tu creatividad
  3. Reduce tu margen de oportunidad

Vamos viendo a qué me refiero.


Pagas por algo que todavía no puedes costear 🔗

Cuando te endeudas lo haces porque no tienes suficiente dinero en efectivo para comprar algo. Estás utilizando una deuda para darte un estilo de vida que todavía no puedes pagar.

Los intereses son el costo extra de no haber tenido suficiente efectivo. Pero no importa si tu deuda es a meses sin intereses, porque esa deuda también tiene un interés implícito.

El interés implícito es psicológico porque sabes que cada mes una gran parte de tus ingresos están destinados a pagar algo que no pudiste pagar de contado.

Y quién no conoce a alguien que sacó su celular a crédito y este se chingó antes de haberlo pagado por completo. El típico: "wey, valió madre mi cel y todavía ni lo terminaba de pagar". Te aseguro que lo que más duele es el "todavía ni lo terminaba de pagar" 🤣

Rana Rene quejándose que no puede comprar el iPhone 11 porque todavía no termina de pagar el iPhone 6

La siguiente vez que quieras hacer una compra grande piensa esto primero:

Si no puedes pagarlo en efectivo, todavía no debes comprarlo.

Las deudas limitan y restringen tu creatividad 🔗

Es normal y aceptable tomar un crédito para comprar un carro o una casa. Es la opción por defecto.

¿Pero qué pasaría si no fuera una opción? ¿Qué tal si la única forma de comprar tu carro fuera en efectivo? Tendrías que buscar una forma de hacer más dinero para permitirte la compra.

¿Cómo lo harías? No lo sé, pero hay muchas formas:

  • 💰 Freelance
  • 💰 Inversiones
  • 💰 Negocio propio
  • 💰 Promoción en la chamba
  • 💰 Venta de productos o servicios

y tener esa restricción te obligará a encontrar la solución. Podrías dejar de ser conformista y en lugar de siempre recurrir a un crédito, comenzar a buscar ideas de nuevas fuentes de ingreso o de aumentar las que ya tienes.

Las restricciones dan lugar a la creatividad; y las deudas eliminan las restricciones.

Mi casa. En efectivo 🔗

Sonará excesivo, pero yo pienso comprar mi casa hasta que pueda pagarla en efectivo. Me da más hueva tener que lidiar con un crédito hipotecario que aprender y probar cosas nuevas para alcanzar a tener ese dinero. Tendré que rentar por varios años más, no hay pedo, a final de cuentas estoy pagando renta y no tirando el dinero a la basura.

Vivir con la limitación de no endeudarte hará que tu creatividad vuele y que encuentres nuevas oportunidades. ¿Qué estoy intentando yo?

  1. Primeramente, este blog; una inversión a largo plazo. Estoy aprendiendo infinidad de cosas sobre finanzas personales, mercadotecnia, investigación, redacción e inversiones. Y a la vez estoy formando una audiencia con la que puedo compartir todas mis ideas. Eventualmente encontraré la forma de monetizar y generar ingresos de este blog (nunca con anuncios), pero por el momento estoy enfocado en compartir.

  2. Aún tengo mi trabajo tradicional como programador. No pienso descuidarlo porque me gusta lo que hago, la chamba es retadora y el ritmo de trabajo es una chulada.

  3. Freelancing. Apenas voy comenzando, pero ya he recibido ingresos de esta actividad.

  4. Inversiones. Junto con el desarrollo de mi blog también dedico gran parte de mi tiempo e ingresos a invertir al largo plazo.

Estas son solo algunas de las ideas que estoy experimentando. Todo para que, en un futuro, pueda comprar mi casa en efectivo. Y ese es solo unos de mis objetivos.

Define tus objetivos y trata de alcanzarlos teniendo en mente que no es necesario endeudarte. Si necesitas un crédito, no hay pedo, pero siempre considera la opción libre de deuda y de paz mental.

Cada quien tendrá sus ideas y oportunidades. Y hablando de oportunidades...

Las deudas reducen tu margen de oportunidad 🔗

Tener una deuda te obliga a ser más conservador con tus decisiones.

Vamos con un ejemplo. Sacas un carro a crédito y ahora un 20% de tus ingresos mensuales se te van en pagarlo. De pronto recibes una oportunidad para trabajar en la empresa de tus sueños, pero hay un problema: tienes que empezar con un sueldo más bajo por un año. El crecimiento a largo plazo es muy prometedor, pero estarás ganando menos al principio.

La neta es que te la piensas un chingo porque tienes una deuda que pagar. Tu margen de oportunidad es muy reducido porque ganar menos significa arriesgarte a no poder pagar tu crédito o a tener que sacrificar otras cosas.

En cambio, si no tuvieras la deuda, podrías tomar el trabajo sin tanta preocupación porque el dinero que estarías usando para pagar tu deuda ahora es tu colchón. El riesgo al que te expones es mucho menor porque ya no estás endeudado.

Si vives dentro de tus posibilidades tendrás un margen de oportunidad más grande, y eso te dará libertad de tomar decisiones y de aventurarte en nuevos negocios.

Así se ve un buen margen de oportunidad:

Gráfica de barra que muestra un margen de oportunidad grande. Poco gasto y mucho ingreso.

Cuando vives rozando tus posibilidades, o más allá, tu margen de oportunidad es tan bajo que ni siquiera te pasa por la cabeza arriesgarte. Tu mente se limita a seguir haciendo lo que ya haces aunque apenas sea suficiente.

Y es en esta situación donde muchos optan por un crédito, haciendo que tu margen sea prácticamente nulo. Eres esclavo de tus deudas:

Gráfica de barra que muestra un margen de oportunidad casi nulo. El gasto es casi igual al ingreso.


La siguiente vez que pienses solicitar un crédito, sacar algo a meses sin intereses o endeudarte de cualquier otra forma, hazte dos preguntas:

  1. ¿Qué puedo hacer para pagarlo de contado?
  2. ¿Qué tanto margen de oportunidad me queda?

Muchas gracias por leerme 🖤