🤩 ¡MI EBOOK ESTÁ
EN PREVENTA! 🤩

Link a la página principal

Tu granja de deseos

· Lectura de 3 min
Nina, entre las plantas en su granja.

No todo en la vida es ahorrar e invertir, también hay que gastar. Y qué mejor forma de hacerlo que con un plan.

Imagina que tienes un jardín y quieres plantar unas frutas. Este es el proceso que normalmente seguirías:

  1. Consigues las semillas.
  2. Plantas las semillas, en las condiciones ideales.
  3. Riegas.
  4. Esperas pacientemente y cosechas.
  5. Repites.

¿Qué tal si aplicas la misma fórmula, pero con tus gastos y caprichos?

Para esto, te presento la granja de los deseos.

💡 La granja de los deseos no es más que una estrategia para gastar sin culpa y solamente en lo que en realidad quieres y necesitas.

Te explico cómo lograrlo.

Contenidos

Busca las semillas 🔗

¿Qué quieres plantar? ¿Tomates, calabazas, mangos, aguacates, limones?

¿Qué quieres comprar o hacer? ¿Ir a esquiar, un nuevo gadget, remodelar la cocina, nueva cafetera?

Enlista todas las cosas que te gustaría comprar o hacer. No te preocupes por el costo o tamaño en este momento, solo enlístalas.

Planta 🔗

Ya tienes un montón de semillas de lo que te gustaría plantar, pero probablemente no tengas espacio o recursos para plantar todo al mismo tiempo. Categoriza las semillas y los frutos que te pudiesen dar en tres tipos: pequeños, medianos y grandes, y planta una de cada una.

Lo mismo ocurre con tus deseos; está cabrón ahorrar al mismo tiempo para el viaje a esquiar y para la remodelación de la cocina. Así como con las semillas, categoriza tus deseos en pequeños, medianos y grandes. Ahorrarás para un deseo de cada categoría al mismo tiempo.

Los límites de cada categoría dependen totalmente de ti. Por ejemplo, para mí, esas categorías son:

  • • Pequeña ➡️ Menor $2,000 pesos.
  • • Mediana ➡️ Entre $2,000 y $10,000 pesos.
  • • Grande ➡️ Mayor a $10,000 pesos.

Riega 🔗

Ya plantaste las semillas que puedes mantener con tus recursos. Ahora sigue regarlas y cuidarlas pacientemente por un tiempo.

Ya con tus deseos categorizados y elegidos, lo siguiente es ahorrar para cumplirlos.

Un ahorro periódico funciona mejor, ya sea que le pongas fecha límite, o aportes un poco cada mes hasta que alcances el objetivo. Lo importante es ser paciente y siempre avanzar.

Cosecha 🔗

Cuando menos lo pienses, tus semillas habrán crecido y comenzarán a dar frutos. ¡Es tiempo de cosecharlos y comerlos!

De igual forma, tus ahorros periódicos eventualmente te alcanzarán para cumplir tu deseo.

Con las semillas que plantaste no tienes mucho para dónde hacerte: si plantaste tomates, cosecharás tomates; si plantaste limones, cosecharás limones.

Pero con tus deseos, este es el último momento en que podrías cambiar de opinión. La vida da muchas vueltas, las prioridades cambian, lo que antes te importaba ahora podría estar en segundo plano.

Quizá ya no necesitas ese gadget que querías, y ahora prefieres comprar un asador para invitar a la familia a comer. Pero no todo está perdido.

Ya habías ahorrado, y ese dinero te puede alcanzar para la nueva prioridad.

Deseo concebido 🔗

Cosechaste e hiciste una rica comida con tus frutos: el ciclo se cerró, y puedes comenzarlo de nuevo.

Cumpliste uno de tus deseos, ¡felicidades! Disfruta la compra y repite con el siguiente deseo de tu lista, que sea de la misma categoría que el que acabas de cumplir.

Y te podrías preguntar, ¿por qué no mejor ahorrar para un solo deseo a la vez? Así lo consigues más rápido. Es una forma de hacerlo, pero no creo que sea la mejor.

Imagina que solo ahorras para un deseo que te costará $50,000 pesos. ¿Significa que no te comprarás otras cosas hasta que llegues a esa cifra? Es desmotivante.

En cambio, con la granja de deseos, vas cumpliendo tus deseos más pequeños mientras ahorras para el más grande. Quizá al momento de poder gastar en tu deseo grande ya gastaste en 4 pequeños y 2 medianos, y así tuviste tu dosis de dopamina en el camino.

Un ejemplo 🔗

Así se ve mi granja de deseos en el momento en que escribo esto (la manejo en mi app de presupuestos, YNAB):

Mi granja de deseos en YNAB.
Mi granja de deseos en YNAB.

Tengo tres deseos en la granja:

  • 🍅 Pequeño: Ropa deportiva (nunca compro ropa)
  • 🍋 Mediano: Un Kindle para leer (me robaron el que tenía)
  • 🥑 Grande: Una nueva silla chingona

Cada que entra dinero, una parte se va a estas categorías. Una vez que llegue al objetivo, haré la compra y tomaré un nuevo deseo de la lista.

¿Qué te parece esta idea? ¿Es algo que te gustaría implementar? Si lo haces, ¡cuéntame cómo te va! Mis mensajes están siempre abiertos. La idea original la aprendí justo en el blog de YNAB.

Gracias por leerme 💜


Si te gustó este contenido,
también disfrutarás mi newsletter 💌

  • 1 foto de mis perros para alegrarte el día 🐶
  • 1 tip para mejorar tu salud financiera 📈
  • 1 vez a la semana, cada sábado 🗓

Además, recibe mi archivo de Google Sheets para llevar el control de tus inversiones.

👇🏼

Otras publicaciones que pueden interesarte 💭

Un nuevo lanzamiento 🚀

Compilando lo aprendido en estos años.

Newsletter

Lectura de 3 min

Meses sin intereses, pero al revés

Para comprar con intención y sin pagar intereses.

Post