Link a la página principal

No necesitas un asesor financiero 🙅‍♀️

· Lectura de 5 min
Nina y Alyx en el parque
Contenidos

Suena lógico que si necesitas ayuda con tus inversiones, entonces un asesor financiero te sería útil.

Y puede que sea cierto, pero en muchos casos, no lo es. Especialmente si hablamos de inversiones.

¿Necesitas un asesor de inversiones? ¿En qué deberías fijarte al contratar uno?

Antes de responder a estas preguntas, quiero platicarte de los dos tipos de asesores financieros a los que me refiero:

  • 💰 Los que trabajan para una institución financiera, como un banco.
  • 💰 Los asesores independientes.

Los primeros, los que trabajan en una institución financiera, no sirven más que para empujarte sus productos y servicios. El principal objetivo de estos asesores es atraer clientes, no necesariamente darte los mejores rendimientos. Evítalos.

Los segundos, los asesores independientes, sí te pueden ayudar a mejorar tus finanzas personales y orientarte en tus inversiones de manera muy personalizada. Los objetivos de estos aseors, pues el asesor no trabaja en ninguna institución en específico. Pero igual hay que entender a fondo el producto o servicio que te ofrecen y la forma en que ganan dinero.


Cuándo SÍ necesitas un asesor 🔗

¿Cómo sabes si necesitas un asesor? Lo necesitas si:

  • ✅ Recibiste una cantidad estúpida de dinero.
  • ✅ Te interesa una segunda opinión de tus estrategias.
  • ✅ Te cuesta mucho trabajo aprender por tu cuenta.

Recibiste mucho dinero 🔗

Esto pasa cuando, por ejemplo, ganas la lotería o recibes una herencia considerable.

La cruda realidad es que la mayoría de las personas que ganan cantidades estúpidas de dinero en la lotería lo pierden todo en 10 años, más o menos.

Se necesita mucha educación financiera, autocontrol y disciplina para manejar millones de pesos de un jalón. Y pocos tienen todo eso.

¿Qué pasa cuando alguien recibe un ingreso grande? Usualmente cambia su estilo de vida. Compra casas y carros de lujo, presta dinero, no se mide. Y cuando menos lo piensa, se acabó el dinero.

En estos casos es buena idea contratar un asesor financiero para administrar mejor la nueva fortuna y evitar que se vaya a la chingada poco a poco.

Segunda opinión 🔗

La segunda razón válida para contratar un asesor es para revisar tus estrategias.

Ya sean presupuestos, inversiones o impuestos, tener otro par de ojos, externos de preferencia, pueden ayudarte a encontrar oportunidades de mejora. Este asesor no sería algo recurrente, sino una o dos asesorías muy puntuales acerca de tu estrategia y objetivos.

El retorno de inversión en este caso podría ser muy alto.

Te cuesta trabajo aprender por tu cuenta 🔗

La otra razón por la cual vale la pena contratar un asesor es si no tienes mucha disciplina y batallas aprendiendo por tu cuenta.

Yo aprendí solo, leyendo muchos libros y blogs y viendo videos en YouTube. El internet es mágico. Pero el auto-aprendizaje no es para todos. A muchas personas se les facilita mucho más si alguien los guía y aconseja en el camino.

Si no te consideras tan bueno aprendiendo por tu cuenta, entonces un asesor financiero te caería muy bien.

Ahora, algo igual de importante... 👇

Cuándo NO necesitas un asesor 🔗

No lo necesitas si:

  • 🙅‍♀ Apenas empiezas a invertir y eres disciplinada.
  • 🙅‍♂️ Tienes poco dinero a manejar (con poco me refiero a menos de medio millón).

Quizá pienses que el mejor momento para contratar un asesor es cuando estás empezando a invertir. Al fin y al cabo, si no sabes hacer algo simplemente contratas a un experto para que te ayude. Y así te ahorras tiempo y frustraciones.

Pero la realidad es que hay infinidad de buenos recursos gratuitos para aprender por tu cuenta. Como este blog 👀.

Y si apenas estás empezando, es probable que sea con poco dinero; quizá unos $1,000 o $10,000 pesos. Se te irá gran parte de ese capital contratando un buen asesor.

Yo creo que todos pueden aprender e invertir por su cuenta, sin complicarse mucho la vida, y generando buenos rendimientos. Por eso me gustan tanto las inversiones pasivas 👇

¿Toma tiempo y require dedicación? Pues sí, como la mayoría de las cosas buenas en la vida.

¿Vale la pena? Absolutamente. Conocer a fondo en lo que inviertes y tener total control de tu dinero se siente muy bien. A veces asusta, porque no sabes si estás tomando las mejores decisiones, pero es parte del camino.

Ahora, vamos a otro tema importante a considerar cuando buscas a un asesor: las comisiones.

Tipos de comisiones 🔗

Con un asesor financiero, usualmente lo que en realidad está pasando es una transferencia de riqueza.

Un movimiento de dinero de ti hacia el asesor y hacia el producto financiero en que están poniendo tus inversiones. ¿Por qué?

Porque si los intereses de tu asesor no están alineados a los tuyos, probablemente solo esté haciendo dinero con tu dinero.

Para que no te agarren en curva, tienes que entender los diferentes tipos de comisiones que te pueden cobrar. Estas tres son las más comunes:

  • 💸 Por porcentaje de dinero manejado.
  • 💸 Comisiones por transacciones.
  • 💸 Cuota fija por sesión de asesoría.

Por porcentaje de dinero manejado 🔗

Como el nombre lo dice, tu asesor financiero gana cierto porcentaje del total de tu capital invertido.

No importa si tus inversiones ganan o pierden, tu asesor se lleva una parte del total invertido (no de las ganancias). Entonces es normal que no den el 100 para que tu dinero crezca. De todos modos seguirán ganando.

Ejemplo 🔗

Imagina que tienes invertido al día de hoy $100,000 pesos, y tu asesor cobrará el 1% de tu capital invertido cada año.

El primer año obtienes un rendimiento del 10%; tu inversión total es ahora de $110,000 pesos. Este año tu asesor cobrará el 1% de esta cantidad: $1,100 pesos.

El siguiente año obtienes una pérdida del 1% (no es raro tener pérdidas); tu inversión total es ahora de $108,900. Tú perdiste dinero, pero tu asesor sigue ganando el 1% sobre tu capital: $1,089 pesos.

Tus intereses y los de tu asesor no están necesariamente alineados.

Comisiones por transacciones 🔗

Tu asesor podría estar recibiendo comisiones por recomendarte cierto producto en específico. Y puede que ese producto o servicio no sea el mejor para ti. A él le interesa que le entres para obtener comisiones.

Ejemplo 🔗

Si tu asesor trabaja en un banco, es probable que la gran mayoría de compras y ventas de instrumentos de inversión estén generando comisiones.

Comisiones que reducen el rendimiento de tus inversiones, pero aumentan las ganancias del banco o asesor.

Cuota fija por sesión de asesoría 🔗

Esto es ideal para las segundas opiniones porque estás pagando por el tiempo y calidad del servicio. No hay comisiones ocultas pues el asesor no gana dinero de otra forma.

Y el hacer malas recomendaciones solo causará que pierda credibilidad y clientes.

Ejemplo 🔗

Llevas un año invirtiendo y ya tienes un portafolio sólido y diversificado, pero te encantaría escuchar una segunda opinión.

Contratas a un asesor para que te preste sus servicios por dos horas y revise tus inversiones y áreas de oportunidad. Le pagas al asesor $1,000 pesos por cada hora de su servicio, por un total de $2,000 pesos.

Simple: tu asesor te ayuda a mejorar tus inversiones sin que su paga tenga que ver con qué servicios contrates o cuánto dinero tengas invertido.


Existen asesores que tienen otros esquemas de precios, pero estos tres que acabo de mencionar son los principales.

Resumen 🔗

Ahora que tienes una mejor de idea de cuándo sí y cuándo no necesitas un asesor, y sabes los tipos de comisiones que suelen cobrar, puedes tomar una mejor decisión.

Si decides que sí necesitas asesoría, la siguiente pregunta probablemente sea, ¿cómo determinas si alguien es buen asesor o no? La respuesta la puedes encontrar en este otro post:


¡Si te gustó este contenido también disfrutarás mi newsletter!

👇🏼

Otros posts que pueden interesarte 💭

Recomendaciones para encontrar al mejor asesor financiero 💡

· Lectura de 3 min

Por qué Buy the Dip es una pésima estrategia de inversión

· Lectura de 7 min