Link a la página principal
Nina, de pequeña, acostada en el piso del departamento, enseñando su panza rosa.

Muerte por mil suscripciones

· Lectura de 5 min
Índice

Los chinos tenían una técnica muy peculiar para llevar a cabo torturas y penas de muerte: Muerte por mil cortes. La técnica consistía en hacer pequeños cortes a una persona hasta que se desangrara. Qué forma de empezar un post de finanzas personales, ¿verdad? 😈

Coraje el perro cobarde sorprendido

Pero no te preocupes, esta técnica fue prohibida en 1905 y ya no existen registros de su uso.

Ahora existe una versión alternativa, pero esta vez es la muerte de tu dinero. Menos letal, pero muy importante en estos tiempos modernos: La muerte por mil suscripciones.

¿Has notado que el modelo de negocios de muchos servicios y apps es por suscripción? “¡Solo paga $99.99 pesos al mes!” No es mucho por sí solo, pero multiplícalo por 10 servicios que usas y ahora son $1,000 pesos al mes en lugar de $100.

Y el problema principal es que ni te das cuenta de estos cargos porque son pequeños y distribuidos en diferentes fechas. Así es como tu cartera muere por tantas suscripciones.

¿Qué aprenderás aquí? 🔗

Este post te ayudará a:

  • ✨ Ahorrarte un poco de lana.

  • ✨ Decidir en qué usar esa lana ahorrada.

  • ✨ Tener una lista de tus suscripciones activas para monitorear mejor tus gastos.


El modelo de suscripciones no es necesariamente malo. Imagínate que hueva tener que ir a la app o página de Netflix cada mes para pagar el servicio.

El problema de fondo es que ahora demasiadas cosas se manejan por suscripción. Y si no tienes cuidado te pueden comer una buena parte de tus ingresos sin que lo notes.

¿Te ha pasado que se te olvida cancelar una suscripción y dices, “al siguiente mes la cancelo”? Llega el siguiente mes y bolas, se te olvido de nuevo. Peor aún cuando te pasa con las suscripciones anuales— más dinero tirado a la basura.

O incluso te puede pasar que veas el cargo de una suscripción que ya ni usas y digas, “me da más hueva hablar para cancelar que seguir pagando los $50 pesos al mes”.

Ambos casos se basan en un prejuicio emocional llamado status quo (me recuerda a High School Musical) 🎤

Status quo se refiere a la preferencia del estado actual; a la resistencia al cambio. Una vez que empiezas una suscripción mensual es difícil salirte por tu cuenta.

Suena ilógico que sigas pagando por algo que no usas o no aprovechas, pero así pasa. Es la principal estrategia de los gimnasios, por ejemplo.

Auto-exploración 🔗

El primer paso para evitar la muerte por mil suscripciones es ser consciente y aceptar los gastos que tienes. En este punto no hay que juzgar nada, solamente saber en qué se te está yendo el dinero.

Una forma rápida de conocer los servicios que estás pagando es revisar los estados de cuenta de tus tarjetas de crédito. Dale una barrida a todos los gastos de un mes completo y te saltarán la mayoría de las suscripciones que tienes.

También puedes revisar cada app que tienes instalada y recordar si pagas una mensualidad por ellas.

¿Qué suscripciones tienes? 🔗

Ya que revistaste tus estados de cuenta o tus apps instaladas puedes armar una lista de tus suscripciones activas. Algunas de las más comunes son:

  • 💳 Netflix

  • 💳 Amazon Prime

  • 💳 Spotify

  • 💳 Gym

  • 💳 Dominios de sitios web

  • 💳 Servicios de almacenamiento en la nube

Ahora que tienes una lista muy completa de tus suscripciones es importante que determines cuáles sí son valiosas para ti y para tu situación actual.

Quizás pagaste por más almacenamiento en la nube una vez que tenías que subir un archivo muy grande y luego dejaste la suscripción activa y se te olvidó.

O tienes una suscripción mensual al gym pero te diste cuenta de que ya no seguirás yendo. Dato curioso sobre este tipo de suscripciones: los gimnasios tienen que reclutar alrededor de 20 veces su capacidad máxima para ser rentables. Y si solo un 5% de las personas que están actualmente suscritas van a la misma hora, ya no tendrás espacio para hacer nada 😅

De vuelta al tema… aquí es cuando cancelas las que ya no usas o que están muy caras para lo que te están dando.

Ya puedes cancelar muchos servicios desde su app, sin interactuar con otra persona (bendita tecnología). Hay otros en los que sí tendrás que llamar para cancelar 😕. Para los que todavía tienes que hacer una llamada, chinguen a su madre.

Incluye tus suscripciones en tu presupuesto 🔗

Agregar tus suscripciones a tu presupuesto es una forma de controlar y monitorear el gasto que haces para cada una de ellas. Y lo más importante, puedes planear para esos gastos y que no te caigan de sorpresa, o que pasen completamente desapercibidos 🤭

Yo tengo todas mis suscripciones en mi presupuesto, cada una de ellas con su propia categoría. Y lo que hago es pagar la anualidad, pero tratarlas como si fueran mensualidad. Es decir, pago el año y cada mes asigno un poco de dinero a esa suscripción para que cuando llegue el siguiente año ya tenga la cantidad completa de nuevo.

Si todavía no tienes un presupuesto, bueno, mejor empieza por ahí. Yo uso y recomiendo YNAB (You Need A Budget), una app que te cambiará la forma en que ves el dinero y los presupuestos.

Ahorra dinero en tus suscripciones 🔗

Muchos servicios que se cobran por suscripción ofrecen una forma de pago anual. Es soltar un chingo de dinero de una, pero usualmente te ahorras uno o dos meses.

Si estás seguro de que seguirás usando el servicio y te da mucho valor, no lo pienses dos veces, págalo anual.

Con Amazon Prime te ahorras tres meses por pagarlo anual:

Costos de Amazon Prime

Solo que ojo con Prime. Te estás ahorrando tres meses en la suscripción, pero si tener envíos gratis hará que hagas más pedidos, te saldrá el tiro por la culata 🧐

No parece mucho dinero cuando hablas de una suscripción individual, pero multiplica ese ahorro por 10 suscripciones que pudieras pagar anualmente y ya no es nada despreciable.

Toma en cuenta que no todos los servicios ofrecen planes anuales. Si encuentras uno que no ofrezca y lo usas mucho, envía un correo o haz una llamada para preguntar por opciones de pago anual. Lo peor que puede pasar es que te digan que no hay.

Dinero extra 🔗

Ahora que cancelaste las suscripciones que no valen la pena y que estás ahorrando un poco más, ¿qué harás con tu dinero?

La mayoría compraría cosas materiales que no necesita realmente 🙄. Pero como tú estás aquí leyendo mi post, seguirás el consejo de Perro Dinero: inviértelo 💰

No importa si son $100 o $3,000 pesos, si todavía no estás invirtiendo constantemente, puedes empezar con este dinero que te acabas de ahorrar. Lo importante es empezar, no con cuánto empiezas. Y si no sabes por dónde empezar, te recomiendo estos dos posts que escribí sobre el tema: Tu portafolio de inversiones desde cero y 21 plataformas para comenzar a invertir.

Por otro lado, si aún no tienes un fondo de emergencia, puede ser el pretexto perfecto para empezar a armarlo. Calcula cuanto dinero te ahorraste cancelando y pagando anualmente y configura una transferencia automática a tu cuenta de ahorros o a dónde sea que quieras guardar tu fondo de emergencia.

Con estos consejos evitarás la muerte por mil suscripciones y te ahorrarás una lana 😁 ¡Dale buen uso!


Si tienes alguna recomendación o te gustaría platicar cómo manejas tus suscripciones, déjalo aquí abajo en los comentarios. Toda idea es buena 💡

Muchas gracias por leerme ❤️